Mi parte favorita de “La Feria” de Arreola

¿Quién empuja la puerta? ¿Quién golpea en todos los vidrios como una lluvia seca? Tengo vértigo… ¡Santo Dios! Está temblando, está temblando… ¡Está temblando! Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal… ¡Me lleva la chingada, está temblando! La campana mayor está de aquí para allá, de aquí para allá, ¡ya va a dar el golpe, ya va a dar el golpe! ¡Si la campana mayor se toca sola se acaba el mundo! Urbano se agarra de la cuerda y se levanta del suelo todavía borracho y atarantado, se cuelga del badajo vuelto loco del susto, allá arriba del campanario, y piensa que va volando por encima del pueblo, colgado de la cola del diablo… Glorifica mi alma al Señor y mi espíritu se llena de gozo… Las macetas de los patios bailan en sus columnas de barro y caen que no caen, los rodetes de humedad van quedando fuera de su lugar, las botellas chocan unas con otras en los anaqueles, los árboles del jardín y del parque se mueven sin viento, aúlla, oh puerta; dama, oh ciudad; disuelta estás toda tú, filistea… El agua chapotea en las pilas de los lavaderos y en las atarjeas del ganado, las olas de la laguna, unas vienen y otras van, las vacas doblan las rodillas y los perros y los gatos corren, aúllan de aquí para allá, nadie sabe qué hacer… Ya está pasando, ya está pasando… ¡Qué pasando ni qué pasando! Ahora tiembla más fuerte, de aquí para allá, de allá para acá… Tocan las trompetas, apréstase todo y las rodillas flaquean, en todos los rostros se ve la confusión porque he desencadenado mi ira contra la muchedumbre… ¡Jesucristo aplaca tu ira, tu justicia y tu rigor! ¡Ay Diosito me maté! A Layo se le tuercen los surcos de la labor, se le trenzan unos con otros… Allá está la tuza, ¡tírale, pendejo…! A Layo se le cae la escopeta de las manos y se dispara ella sola. La tuza se va corriendo y se mete en su agujero, antes de meterse voltea y le enseña los dientes. Pónganse todos debajo de la puerta, debajo de la puerta, dice un hombre idiotizado y solo a la entrada de su casa. Al contemplar la grandeza del Señor mi Salvador… Fulano de Tal se bajó de la bicicleta y anda extraviado en el jardín, dónde está mi casa, dónde está mi casa,.. ¡Arrodíllense, herejes! ¡Arrodíllense, malvados! Piensa en tu muerte, pecador, Zapotlán se hunde, Zapotlán se acaba… ¡Sálvanos, Señor San José, tú que todo lo puedes! Giran los tapiloles, los adobes se despegan, las tejas se desacomodan, en las paredes se abren las cuarteaduras… Envuelta en una sábana sale corriendo del baño, ¿dónde están mis hijos? ¿Muchachos, dónde están? La escuela se les cayó encima… están en el recreo, no, ya vienen por la calle, el temblor les agarró en la plaza y yo aquí corriendo envuelta en una sábana por la calle, perdóname Francisco, perdóname Dios mío, se me va a caer la sábana mejor me meto a la iglesia, me escondo en el confesionario… ¡No se salgan, coyones, yo pago las otras! Vamos niños, todos en coro, todos en coro… Dios te salve, María, llena eres de gracia… ¡ninguno se salga, el corredor se está cayendo, todos en coro, ruega por nosotros, los pecadores, ruega por nosotros. ¡Sálvese el que pueda! La recién parida que estaba sola en su cuarto se levanta como vaca degollada con su hijo en los brazos. Don Faustino no puede ni debe rezar y se vomita, se vomita como si dijera blasfemias, mareado como en las costas de Chile cuando lo dejó solo Señor San José, y ahora está más solo en este mar de piedras, de adobes y de ladrillos que se le vienen encima como un b neo en la tempestad del temblor… Zapotlán está operando con pérdida, perdónale sus deudas como don Salva perdona ¡perdona madre! las deudas a sus deudores. Don Salva está hecho piedra detrás del mostrador y no se sale de su tienda, a lo mejor alguien se aprovecha y lo roba, allí está como el capitán del barco junto a la caja registradora, mirando a Chayo. Las muchachas se salieron a media calle con los brazos en cruz, solamente Chayo se quedó cerca de don Salva, rezando en voz baja con las manos juntas sobre el pecho, cerca de don Salva que está operando con pérdida, ¿por qué no la toma en sus brazos y le dice mañana me caso contigo antes de que Odilón se me adelante y te haga un muchacho? Yo perdóname Señor les hago el favor a todas las que se dejan, yo cumplí mi palabra y doy a la iglesia todo lo que puedo, a los pobres no, porque a lo mejor son unos sinvergüenzos… El señor Cura se arrodilló al pie del altar y allí está pasando el temblor y no vio a la mujer desnuda que se escondió en el confesonario para decirse sola sus pecados, perdóname Dios mío, una vez pensé agarrar la calle allá de muchacha antes de casarme a todas se nos ocurre… La callejuela del mal desborda todas sus Magdalenas arrepentidas… pero no te hagas ilusiones, mañana esperarán al primero que pase, no tienen bálsamos, no tienen ungüentos, están muertas de miedo, sólo tienen lociones, están muertas de miedo y no son peores que otras con familia y que también tienen miedo y se les revuelven los rezos, a mí se me agarró una de las piernas, sálvame papacito, sálvame, llévame de aquí, se me abrazó desgreñada y yo no me puedo mover, no vine aquí a hacer nada malo, sólo vine a cumplir con mi trabajo porque soy del juzgado y estaba embargando una pianola por falta de pago de impuestos, y ahora si me muero aquí qué va a decir mi mujer… Arca de la alianza, turris ebúrnea, ora por nosotros, la torre se bornea… Goce el puerto el navegante y la salud los enfermos… y en el cielo ostenta luego que nos quiere socorrer, once puercos navegando en el sagú de los enfermos y en el cielo está un talego que nos quiere socorrer… ¿A quién repeino, doña Dómine? A la luz Perpetua, doña Reyes. .. Requiem (aeternam dona ei, Domine, et lux perpetua luceat ei… Requiescat in pace… ¿De quién es el cantinface? ¿De quién es el cantinface?

La oración más larga de Proust

Acabo de llegar a la oración más larga de “En busca del tiempo perdido” de Proust, la cual se encuentra en “Sodoma y Gomorra”, el cuarto libro. Tiene 962 palabras y abarca casi dos páginas completas. La verdad no tiene mucho sentido si se lee sin la oración precedente (también bastante kilométrica) la cual contiene el sujeto; ésta es parte de una larga sección donde el narrador descubre la homosexualidad de uno de los personajes. Mucho del libro se desarrolla con este tipo de construcciones y al principio es difícil leerlo, aunque después uno se va acostumbrando a cierta cadencia y pausas naturales.

Sin honra, como no sea en precario, sin libertad no siendo provisional, hasta el descubrimiento del crimen; sin una posición que no sea inestable, como el poeta agasajado la víspera en todos los salones, aplaudido en todos los teatros de Londres, expulsado a la mañana siguiente de todos los hoteleros sin poder encontrar una almohada en donde descansar la cabeza, dando vueltas a la piedra de molino como Sansón y diciendo como él:

“Los dos sexos morirán cada uno por su lado”,

excluidos, inclusive, salvo en los días de gran infortunio, en que la mayoría se apiña en torno a la víctima, como los judíos en torno a Dreyfus, de la simpatía a veces de la sociedad de sus semejantes, a quienes dan la repugnancia de ver lo que son, pintado en un espejo que, al no adularles ya, acusa todas las lacras que no habían querido observar en sí mismos y les hace comprender que lo que llamaban su amor (y a lo que, jugando con el vocablo, hablan anexionado, por sentido social, cuanto la poesía, la pintura, la música, la caballería, el ascetismo, han podido añadir al amor) dimana, no de un ideal de belleza que hayan elegido ellos, sino de una enfermedad incurable; como los judíos, también (salvo algunos que no quieren tratar sino a los de su misma casta, tienen siempre en los labios las palabras rituales y las bromas consagradas), huyendo unos de otros, buscando a los que son más opuestos a ellos, que no quieren nada con ellos, perdonando sus Sofiones, embriagándose con sus complacencias, pero unidos asimismo a sus semejantes por el ostracismo que les hiere, por el oprobio en que han caído, habiendo acabado por adquirir, por obra de una persecución semejante a la de Israel, los caracteres físicos y morales de una raza, a veces hermosos, espantosos a menudo, encontrando (a pesar de las burlas con que el que, más mezclado, mejor asimilado a la raza adversa es relativamente, en apariencia, el menos invertido, abruma al que ha seguido siéndolo más) un descanso en el trato de sus semejantes, y hasta un apoyo en su existencia, hasta el punto de que, aun negando que sean una raza (cuyo nombre es la mayor injuria), los que consiguen ocultar que pertenecen a ella los desenmascararán gustosos, no tanto por hacerles daño, cosa que no detestan, como por excusarse, y yendo a buscar, cono un médico busca la apendicitis la inversión hasta en la Historia, hallando un placer en recordar que Sócrates era uno de ellos, como dicen de Jesús los israelitas, sin pensar que no había anormales cuando la ho- mosexualidad era la norma, ni anticristianos antes de Cristo, que sólo el oprobio hace el crimen, puesto que no ha dejado subsistir sino a aquellos que eran refractarios a toda predicación, a todo ejemplo, a todo castigo, en virtud de una disposición innata hasta tal punto especifica que repugna a los otros hombres más (aun cuando pueda ir acompañada de altas cualidades morales) que ciertos vicios que se contradicen, como el robo, la crueldad, la mala fe, mejor comprendidos y por ende más disculpados por el común de los hombres, formando una francmasonería mucho más extensa, más eficaz y menos sospechada que la de las logias, ya que descansa en una identidad de gustos, de necesidades, de hábitos, de peligros, de aprendizaje, de saber, de tráfico, de glosario, y en la que los mismos miembros, que no desean conocerse, se reconocen inmediatamente por signos naturales o de convención, involuntarios o deliberados, que indican al mendigo uno de sus semejantes en el gran señor a quien cierra la portezuela del coche, al padre en el novio de su hija, al que había querido curarse, confesarse, al que tenía que defenderse, en el médico, en el sacerdote, en el abogado que ha requerido; todos ellos obligados a proteger su secreto, pero teniendo su parte en un secreto de los demás que el resto de la Humanidad no sospecha y que hace que las novelas de aventuras más inverosímiles les parezcan verdaderas ya que en esa vida novelesca, anacrónica, el embajador es amigo del presidiario, el príncipe, con cierta libertad de modales que da la educación aristocrática y que un pequeño burgués tembloroso no tendría al salir de casa de la duquesa, se va a tratar con el apache; parte condenada de la colectividad humana, pero parte importante, de que se sospecha allí donde no está, manifiesta, insolente, impune, donde no se la adivina; que cuenta con adeptos en todas partes, entre el pueblo, en el ejército, en el templo, en el presidio, en el trono; que vive, en fin, a lo menos un gran número de ella, en intimidad acariciadora y peligrosa con los hombres de la otra raza, provocándolos, jugando con ellos a hablar de su vicio como si no fuera suyo, juego que hace fácil la ceguera o la falsedad de los otros, juego que puede prolongarse durante años hasta el día del escándalo en que esos domadores son devorados; obligados hasta entonces a ocultar su vida, a apartar sus miradas de donde quisieran detenerse, a clavarlas en aquellos de que quisieran desviarse, a cambiar el género de muchos adjetivos en su vocabulario, traba social ligera en comparación de la traba interior que su vicio, o lo que se llama impropiamente así, les impone no ya respecto de los demás, sino de sí mismos, y de suerte que a ellos mismos no les parezca un vicio, pero algunos, más prácticos, más apresurados, que no tienen tiempo de regatear y de renunciar ala simplificación de la vida y a ése ganar tiempo que puede resultar de la cooperación, se han formado dos sociedades, la segunda de las cuales se compone exclusivamente de seres análogos a ellos.

Sin tetas no hay paraíso

Sin tetas no hay paraíso” es una serie de televisión de Colombia realizada por Canal Caracol, basada en el libro homónimo de Gustavo Bolívar. Se trasmitió en el año 2006 y durante la emisión de su último capítulo, consiguió batir el récord de audiencia del país.

El programa transcurre en un humilde barrio de la ciudad de Pereira, al cual llegan narcotraficantes para ofrecer dinero a mujeres a cambio de favores sexuales. Relata la historia de Catalina (María Adelaida Puerta), una joven de 17 años quien desea conseguir los recursos económicos para hacerse una operación de implantes de silicon en el pecho. Un aditamento indispensable para poder ofrecer sus favores a la mafia y tener acceso a su dinero; sin importar las consecuencias físicas o morales de sus actos.

La serie ganó 7 Premios India Catalina en marzo de 2007 y 2 premios TV y Novelas (mejor serie nacional y mejor banda sonora, por Agujero), en abril del mismo año.

Canal Telecinco de España estrenó su propia versión en enero de 2008.

Sin tetas no hay paraíso # Wikipedia

El día de hoy so far

Desayuné, café de George Cloony, trabajo, trabajo, trabajo… vi una entrevista con V.S. Ramachandran en Charlie Rose (Ramachandran, además de tener el mejor apellido en la historia de los apellidos, tiene el mejor acento inglés del planeta)… otra entrevista con Kurt Andersen… vi The Doctors Daughter, un episodio de Doctor Who, que stubo ok… plática con amigos por chat… ví un video sobre el apareamiento de las cicadas… leí otro cacho de The Cardboard Universe: A Guide to the World of Phoebus K. Dank.. nada mal para ser las 11:30

La rápida zorra café, salta sobre el perro flojo

Una panagrama es una oración que contiene todas las letras utilizadas en un idioma; la cual se usa para examinar tipografías. En el español encontramos:

  • El pingüino Wenceslao hizo kilómetros bajo exhaustiva lluvia y frío, añoraba a su querido cachorro.
  • Fabio me exige, sin tapujos, que añada cerveza al whisky.
  • La cigüeña tocaba cada vez mejor el saxofón y el búho pedía kiwi y queso.
  • El cadáver de Wamba, rey godo de España, fue exhumado y trasladado en una caja de zinc que pesó un kilo.

En inglés existe un panagrama muy recurrido que dice: The quick brown fox jumps over the lazy dog (La rápida zorra café, salta sobre el perro flojo).

Panagrama # Wikipedia

Elgar contra los Muppets

En la última edición del programa “Desert Island Discs”, el comediante David Mitchell habló de las 8 composiciones que él esperaría tener si naufragara en isla desierta. La mecánica del programa (¡que ha sido transmitido ininterrumpido por la BBC desde 1942!) es que el invitado habla brevemente de cada selección, de la cual se tocan extractos, y al final se le pregunta cual de las 8 piezas es su favorita. Mitchell dijo que originalmente iba a escoger el Concierto para Violonchelo de Elgar tocado por Jacqueline Du Pre como la selección indispensable, pero que después de escuchar el extracto decidió que prefería Rainbow Connection (su otra selección), cantada por Kermit de los Muppets. Pues si estuviera en una isla desierta, con esa canción, por lo menos tendría la esperanza de ser rescatado.
David Mitchell en Desert Island Discs # BBC

Musica nueva en el playlist

Mothertongue de Nico Muhly

Tres de mis grandes broncas con la música clásica moderna son: primero cuando se basa exclusivamente en disonancias, que hacen que te duela la cabeza; segundo cuando tiende a lo etéreo (repetición de lo que hace Ligeti en 2001) cosa medio sencilla si se usan puros coros; y tercero cuando su carácter es neurótico y carente de humor. Tres cosas que por fortuna no agobian al jovencisimo compositor Nico Muhly de 28 años. Muhly ha sido productor de Björk, ha compuesto música para películas, y tiene dos discos de música clásica – además de haber sido comisionado una ópera por el MET de Nueva York. Hasta la fecha su música no es tremendamente innovadora, pero promete mucho, porque los recursos modernistas como las repeticiones de Philip Glass, el uso de samples, y la integración de sonidos de la vida diaria, los usa con destreza. Además del uso del humor y la parodia, que te dejan espacio para respirar. Por demasiado tiempo el sonido de la música clásica contemporánea ha parecido el soundtrack de un siglo XX torturado y perdido en el abismo existencial. Muhly va por otro camino.

Nico Muhly # Sitio Oficial

Nico Muhly # Wikipedia

El otro hombre que escapó Lecumberri


La prisión más famosa en la historia de México, fue el complejo penitenciario conocido como El Palacio Negro de Lecumberri, que operó desde 1900 a 1976. Ahí se mantuvieron presos a David Alfaro Siqueiros, José Revueltas, José Agustín y al asesino de Trotsky, entre muchos otros. En 76 años solo dos hombres lograron escapar con vida del Alcatraz mexicano: Pancho Villa y Dwight Worker. Villa murió en la revolución Mexicana en 1923, pero Worker, quien escapó en 1975 regresó a los Estados Unidos y rehizo su vida.

Dwight Worker nació en 1946 en Indiana, donde en los años 60 participó en diversos movimientos estudiantiles a favor de los derechos civiles, y en contra de la Guerra de Vietnam. A comienzos de los años 70, tras mantener una vida bastante nomádica, viaja a Perú, y a su regreso en su paso por México, es arrestado al intentar contrabandear 700 gramos de cocaína a los Estados Unidos.

Tras ser sentenciado a un condena de 15 años. Worker es trasladado a Lecumberri donde sufre lo que por desgracia ya casi es un cliché en las instituciones penitenciarias: golpes, violaciones, acuchilladas al estómago y extorción, durante casi dos años. Preso en una cárcel dantesca, diseñada para 800 reclusos, que albergaba a casi 3,000. En la cárcel sin embargo conocería a Barbara Wilde, una mujer Americana que visitaba a otro preso, con quien entablaría una relación que con el paso del tiempo se convertiría en un romance. Con su ayuda, el día de su boda, Worker lograría escapar de la prisión vestido de mujer y huír del país. La crónica de esta fuga se publicó como “Escape” (Ballantine Books 1978) y se tradujo al español como “Fuga de Lecumberri” (Diana 1997). En 1980 se rodaría una película para la televisión (también con el título de Escape) basada en el libro, con Timothy Bottoms en el papel estelar.

Worker regreso a Bloomington Indiana, donde por muchos años trabajó en PricewaterhouseCoopers subcontratado por el IRS, el departamento de impuestos. En los 80 sacó su MBA. Durante esta época, como pasatiempo, se dedicó a navegar en el Pacífico, uniéndose a grupos de piratas ecologistas que cortaban las redes de pescadores japoneses clandestinos (obteniendo un reconocimiento por su trabajo por el estado de Hawaii). Posteriormente se dedicaría al magisterio, impartiendo clases de Seguridad de la Información Computacional en la Kelley School of Business Indianapolis. Actualmente es un profesor retirado que se dedica a administrar una granja de cultivo orgánico.

Entrevista de radio con Dwight Worker en WFHB #
Perfil de Dwight Worker en Indiana University #
Blog de Dwight Worker #
Dwight Worker Twitter #

“We had faces!!!”

Cuando era niño vi esta fotografía en un libro que tenían mis papás de lo mejor de la revista LIFE y las películas. No tenía idea de quién era la señora, ni qué representaba la escena, pero fue una de esas imágenes con las que uno se queda en la cabeza; que parece contener una ópera en un parpadeo. Es la combinación de símbolos y de explicaciones: el teatro derruido, la glamorosa mujer de cierta edad, sus brazos teatrales extendidos, su sonrisa. ¿Es la imagen de una sobreviviente? ¿Es una mujer anonadada, perdida en las glorias de su pasado (una Miss Havisham)? ¿Es una mujer en el presente que dice: fijense, pese a todo sobreviví? ¿Está dando su último performance? ¿Está honrando al teatro con un último gesto teatral?

Años después descubrí que la mujer era Gloria Swanson, estrella del cine mudo, que muchos años después de que se colapsara su carrera, tuvo un último éxito en 1950 con Sunset Boulevard (donde sale brillante por cierto). El teatro es el Roxy en Nueva York, construido en 1927, con una capacidad para más de 5,000 personas. Se le conocía como “la catedral del cine” en NY. La primer película que se exhibió ahí, era de la Swanson. Lo derrumbaron en 1960 para construir un edificio de oficinas.

Album completo de Gloria Swanson en el Roxy # LIFE