martes, mayo 24, 2005

El amor en tiempos del posmodernismo

Por alguna razón acabé leyendo dos libros sobre el amor en dos semanas seguidas lo cual es un tanto inusitado. El altero de libros que tengo por leer es bastante ecléctico y misterioso, y rara vez sigue una lógica aparente como esta. Se dio la coincidencia que el primero habla sobre un amor contemporáneo y estéril y el segundo sobre un amor en el medioevo, apasionado, desgarrador y lleno de vida.



The Ice Storm es la historia de dos familias de Nueva Inglaterra, que a lo largo de un fin de semana se destruyen mutuamente por celos, nihilismo y una falsa libertad sexual. Ocurre en los años 70 y es un comentario muy interesante sobre un grupo de individuos que lentamente se han convertido en caparazones huecos, incapaces de amar verdaderamente o de vivir fuera de los roles que una cultura masificada les ha impuesto.



Cartas de Abelardo y Eloisa (Alianza Editorial) por otra parte es todavía más interesante. Es una compilación de una serie de cartas (reales) entre Abelardo, un monje y filósofo escolástico del siglo XII y su amante y esposa, la abadesa Eloísa. Las cartas son sorprendentemente modernas y el estilo es claro, nada como digamos Las confesiones de San Agustín, que al menos a mi me costaron algo de trabajo terminar. La historia es muy trágica y triste, pero el estilo es tremendamente sensual. Cuando Abelardo tenía alrededor de 30 años y Eloísa 17 (no sabemos exactamente), el filósofo convenció al tío de Eloisa que le permitiera instruirla:
"Y el estudio de la lección nos ofrecía los encuentros secretos que el amor deseaba. Abríamos los libros, pero pasaban ante nosotros más palabras de amor que de la lección. Había más besos que palabras. Mis manos se dirigían más fácilmente a sus pechos que a los libros."

Eloísa queda embarazada, Se casan en secreto, tienen el niño, y el tío lleno de cólera en un acto tétrico y bárbaro consigue que un grupo de bandidos someta a Abelardo a la castración.

Las cartas comienzan quince años después de estos suceso cuando Abelardo ha padecido innumerables vendettas y persecuciones, y cuando Eloisa se encuentra enclaustrada tristemente.

Leer estas cartas es verdaderamente como viajar al pasado.

9 Comments:

At 12:42 PM, Anonymous Anónimo said...

otra vez, Manolo de culiacán... Estoy leyendo las confesiones de San Agunatin, y la vida de Santa Monica, y me parecen muy interesantes... pero si, las confesiones son pesadas y he estado a punto de dejarlas... a ver si ahora leo este libro que comentas, que suena bastante interesnate... Me llamó mucho la atencion la frase de San Agustin, que le pide a Dios ser casto, pero que espere un poco jaja... lo entiendo porfectamente... algo asi me espero de este libro de cartas de ambrosio que recomiendas.
Te queria preguntar si no tienes algun catalogo de estaciones de radio en internet... algo que pueda escuchar en horario de trabajo.
Saludos.

 
At 12:44 PM, Anonymous Anónimo said...

Abelardo... perdon

 
At 1:14 PM, Anonymous Cecilia said...

Hola
Leí el libro de las cartas entre Abelardo y Eloisa. No soy feminista, pero no puedo dejar de mencionar que Abelardo fue un idiota, nada más fácil que consentir en que las fatalidades de la vida "son un justo castigo divino" a nuestros concientes o inconcientes pecados. Fuera de eso, la cartas son poesia pura, estrenecen y hacen pensar que uno esta mirando por una ventana la vida de estos seres excepcionales

 
At 1:22 PM, Blogger patricio lopez said...

Se me hace un juicio sumamente severo pero es válido.

A mi juicio Abelardo quedó tan trahumado con su castración que abandonó todos sus instintos carnales y buscó refugio en el estudio y la religión. Creo que las cartas dejan abiertas varias posibilidades, por eso son tan fascinantes.

 
At 5:22 PM, Anonymous Anónimo said...

que bueno encontrar un blogg con este tipo de informacion... buscaba hace mucho tiempo las cartas de abelardo y eloisa. seremos personas similares que buscamos saber de este amor¿?
y lo mas importante de este relato es que fue real.
daniela, Chile.

 
At 7:13 PM, Anonymous Anónimo said...

Que bonito motivo para reflexionar sobre el amor. Abelardo y Eloisa no es una historia común, es una historia real en un contexto complejo (principios del renacimiento), solo basta con saber quienes eran Abelardo y Eloisa para saber que decirle a él idiota no es muy pertinente. En realidad es una historia de respeto y sabidurían en donde sobresale el verdadero amor,
por en cima de los más puros sentimientos y las triquiñuelas del destino. No es en ninguno de los casos (ni el de ella, ni el de él) un sacrificio pues cada uno sabe lo que el otro se merece. Es un amor de entrega, respeto y aceptación. Hasta que la muerte los una.

 
At 7:45 AM, Anonymous Brujulilla said...

No creo que Abelardo fuera idiota, pero desde luego fue tremendamente egoísta, nada que ver con la entrega de Eloísa. En las cartas queda claro que cada vez que ella intenta hacerle reproches y apelar a su amor, él cambia de tema o le insiste en que su separación ha sido una salvación enviada por Dios.
El amor profundo de Eloísa se estrella una y otra vez contra la indiferencia de Abelardo.
Por eso es tan real y actual, las historias de amor sin límites pero que fracasan no hay quien se las crea. La realidad es que el amor siempre fracasa desde dentro y Abelardo siempre se quiso mucho más a sí mismo y a su prestigio como filósofo que a Eloísa.

 
At 12:01 PM, Blogger sophies said...

Hola conosco bie la historia de estos dos amantes...la verdad es q me apasiona cada uno de los detalles que los fueron enrolando en un romance tal como lo tuvieron ellos....quisiera tener mas material sobre las caras de ellos , me ha costado conseguir eso =(....existe un libro??? uyy seria genial tenerlo u.u...lo venderan en mi pais??...soy de sur america :/....me podrias dar informacion??...de ante manos muxas gracias ^^! ...bye

 
At 2:35 PM, Blogger Pola said...

Trabajo actualmente con el tema del amor y asi encontre tu blog. Efectivamentee las cartas de Abelardo y Eloisa es uno de los textos fundamentales cuando se trata del amor. Al igual que Tristan e Isolda, proporcionan una nocion muy completa de la concepcion de tal sentimiento en contextos complejos y muy diferentes al nuestro. En cuanto a Abelardo, de ninguna manera fue estupido. Comentar a la ligera sobre textos antiguos puede ser riesgoso, aunque siempre es interesante saber lo que otros piensan. Gracias!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Technorati Profile

eXTReMe Tracker