domingo, marzo 01, 2009

El quinto mandamiento

Esta carta apareció en una plana completa del periódico El Norte del día de hoy como una inserción pagada. Al firmante se le acusa de un fraude por 1,100 millones de pesos (Detienen a presuntos millonarios defraudadores).

Carta a mi hijo
TE ESCRIBO DESDE LA CARCEL

Tal vez sea ésta la última comunicación que tenga contigo, y decidí hacerlo de ésta manera para evitar la desagradable sensación que me da tu precencia física; me resulta repugnante el poder cruzar palabra alguna contigo y compartir un espacio físico con la persona que , anteponiendo mentiras, pisoteando valores y valiéndose de una camarilla de personas que hoy por hoy detenan los destinos judiciales de Nuevo León, me tiene encerrado y tratando de obligarme a entregarle algo que me pertenece y que he conseguido a base de mi trabajo... me da pena el saber que nunca entediste la lección que todos tus hermanos y hermanas sí entendieron... las cosas se consiguen trabajando, nunca llegan solas...

La Vida es una línea recta y como tal no tiene atajos...

Siempre , desde chico, fuiste cobarde y huevón, y son esos dones, los cuales aún sigues conservando y los que te tienen aquí, siendo la persona que actualmente eres.
Siempre te dió verguenza el que yo platicara mis orígenes, te da pena actualmente el que se sepa que Tu Padre inició trabajando de obrero en HYLSA y steriormente tuviera la osadía de dejar su trabajo y andar deambulando por las calles comprando fieros viejos y chatarra... esa historia, hijo mio, te da verguenza, y desde esta celda la comparto a la sociedad para que sepa que mi hijo HÉCTOR RUBÉN VARGAS DEL TORO es hijo de alguien que una vez fue obrero y anduvo comprando chatarra por las calles...

La gente, hijo mio, no vale por lo que tiene o tuvo, vale por lo que pueda llegar a ser...

Tú con tus ínfulas de empresario ejecutivo con tu reciente pasado de haber estado en el penal acusado por Fraude, con la carencia absluta de valores morales y religiosos te espera un destino funesto y oscuro...

y es por ello que solo le pido a dios una cosa "que por ningún motivo permita que alguno de tus hijos -mis nietos- te pague de la misma manera como tú lo hiciste conmigo... porque el dolor para el Padre es infinítament mayor a que si estuviera el hijo muerto".

Hace 55 años llegué a esta ciudád y nunca he tenido ningún problema legal, nunca le he ROBADO a nadie, mucho menos a TI, y una cosa más... puedes tenerme lavida entera aquí encerrado en la cárcel hasta el último de mis días, basándote en influencias pagadas y empeñando tu alma al diablo, pero nunca... entiendelo bien, nunca te voy a dar nada que no te corresponda. Te di la vida, tu educación, todas tus vivencias, Tu casa, tus carros, tu manutención... y te lo dí porque así quise... pero nuca dejaré que violentando mis principios y pisoteándo la dignidad mía y de mis demás hijos (que me da pena llamarlos tus hermanos), obtengas algo que no te corresponde... ponte a trabajar y consíguete los tuyo, ya estás grandecito, tienes 47 años!!!

Hasta siempre

LUIS LAURO VARGAS MARTINEZ
TU PADRE

Responsable de la publicación: Luis Arturo Vargas Montemayor.
Insersión Pagada.

Etiquetas:

2 Comments:

At 6:02 PM, Blogger eloina said...

Que tristeza que las familias se destrocen por la avaricia de uno de sus miembros, pasan cosas así y peores en todas las familias.
Por qué? porque en esta sociedad se le da más importancia al dinero y la apariencia que a todo lo demás.
Enhorabuena por tu blog, saludos!

 
At 10:04 PM, Blogger Héctor said...

Lo que hacen los malditos dineros, que tornan a las personas contra sus propios familiares.

Saludos y felicitaciones por el blog, al que llegué buscando el Nocturno en el que nada se oye.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Technorati Profile

eXTReMe Tracker